El mobbing: el acoso laboral y escolar, tan de triste actualidad, pero que en el caso que nos ocupa lo vamos a tratar en una especial variante, la del hostigamiento peculiar de nuestro Sr. Alcalde, que mediante su olímpica indiferencia, su continuado mirar para otro lado no hace otra cosa que producir el consabido estrés, preocupación, desprecio o desánimo tanto entre todos los trabajadores que tienen que transitarlo a diario, el camino que sigue,como en los esforzados propietarios de todas las fincas y cortijos colindantes que, por contra, contrarrestan todo su malestar y continuada peligrosidad,toda su rabia, manteniendo sus fincas en la debida productividad y decoro para poder sacar,llevar al molino y como pueden, sus casi cien millones de toneladas de aceituna, mientras se pueden dejar en el intento, desde hace años, amortiguadores, tiempo de conducción y continuado miedo a un accidente, como el ocurrido el pasado doce de febrero del 2.021 y debidamente denunciado ante la Guardia Civil y cuya foto adjunto.


Surge lo anterior y lo siguiente porque después de confinamientos y obligado exilio Pirinaico durante cincuenta años, un alma sabioteña como la de un servidor ,no podía ya resistir por más tiempo la tentación, cuál salmónido, de volver a la tierra que le vió nacer, para disfrutar al menos durante unos días del tesoro de su juventud, aislándose en el cortijo de un familiar, desde el que poder ver Sabiote,su patria, mientras podía soñar con sentir desentumecida el alma, ya apartarla de las diarias preocupaciones; estando entre trabajadores del olivar, viendo como ellos, desterrados en sus fincas y cortijos, y desde su peculiar exilio interior, podían mostrarme su envidiable paz interior, tan alejada de toda la intoxicación del mundo moderno. ¨Es feliz, aquél que se sumerge bien”, decían los clásicos.

Así es que ansioso por emborracharme de tierra roja,cerros y olivares, opté por circular desde La Carolina hasta Las Navas de S. Juan, para luego tomar la carretera comarcal JV-6.010 y descender para Sabiote hasta su km 9.2 en que existía la desviación a la carretera JV-6.001 que va hacía el cortijo de Herrera y que, por tanto, da servicio a los cortijos de Abenazas, El Monje, La Cubera, Disgustos, La Dehesa del caracol, El Mayorazgo, Las Cañadas, El Pozo dos bocas, La Peñuela y otros docenas de olivares y pequeñas fincas de difícil enumeración.

E indignado, encontré dicho camino casi tan peligroso y abandonado como cuando hace ya casi sesenta años bajaba a lomos de mulo con mi querido Miguel “Ezcárraga” q.e.p.d a cazar codornices por los desaparecidos campos de trigo de Abenazas, el cortijo de D.Benito Zoilo, el rico de Villacarrillo.

Podría imaginar alguno de entre Vdes el que Pamplona o Zaragoza, por ej, mantuvieran los accesos a sus factorías de coches tan descuidadas como dicho camino hacia nuestras fábricas de aceite, nuestra única industria?
Mire, Sr. Alcalde, los médicos, ante las mil situaciones irresolubles de nuestro oficio, no dudamos en recetar “AGUANTAFORMO”, pero que algunos politicos como Vd. mismo, el encargado del cortijo de todos los sabioteños, robándonos la receta, haga lo mismo, no tiene excusa ni perdón alguno.

Por cosas así, constituyen muchos de Vdes la primera preocupación de los españoles. Por su pasividad, que de sobra lo sabemos y padecemos, no traduce muchas veces sino la propia ineptitud para estar al frente de un cargo.

Pero eso sí, su Ayto no duda en “ponerse en el mapa”, como dicen ahora los politicos cursis, aunque sea detrayendo y distrayendo sus ingresos en la frivolidad de las obras menos necesarias, la trivialidad de sus Fiestas medievales y la recuperación de sus paños de muralla. Cosas muy elogiables por otra parte, pero ficciones de la historia al fin y al cabo, que evidencian como pudiendo hacerse cosas, no se comienza por las más necesarias…la gestíón del necesario y jodido presente, con su búsqueda del mayor y continuado confort y protección de todos los trabajadores y propietarios de la zona.

Ay el eterno “panem et circenses”, el eterno pan y circo de los emperadores romanos, tan socorrido antes y ahora para anestesiar al sufrido pueblo de Dios.

Qué pena, Sr. Alcalde, eso de tener tanto coraje moral para sacar adelante Fiestas de antaño y sin embargo estar tan adormecido para cubrir las necesidades de hogaño.

Y acabo, mientras quedan en la memoria un pensamiento de Aristóteles de su Ética a Nicómano…”Cualquiera puede ponerse furioso…eso es fácil. Pero estar furioso con la persona adecuada, en la intensidad correcta, y en el momento preciso…”

Queda esto y el recuerdo entrañable de Julián, un Séneca de Arquillos, cuando me decía…”mire, dr. Aranda, hace poco me ingresaron en el hospital de Linares creyendo que te tenía un infarto, pero antes de que aquél pobre hombre, aquél médico comenzara a hacerme pruebas, yo le tranquilicé diciéndole…”tranquilo, Dr. que yo no tengo corazón, que mi señora que es muy lista y sabe mucho aunque no haya estudiado, cuando nos enfadamos, me lo ha dicho siempre….”tú, lo que no tienes es corazón”. Pues eso.
Atentamente.

Posdata : Si alguien está interesado en ver la realidad de la carretera, puede acceder al canal de YOOTUBE…Carretera de ABENAZAS

Luis Manuel Aranda
Médico- Otorrino
De la Sociedad española de médicos escritores

Por Luis Manuel Aranda González

Luis Manuel Aranda. Médico Otorrino. De la Sociedad española de médicos escritores.

Deja una respuesta