El agridulce vivir en el exilio produce cosas así. Si por un lado la naturaleza nos regala el sublimar con facilidad todo aquello que un buen día nos tocó dejar, por otro nos obliga a tener que tomar el coche y hacernos casi mil km. en cualquier momento, para poder decir el último adiós y enterrar a nuestros seres queridos.

Por algo así tuve que bajar,en tal día, hace unos años. Y tras albergarme en el hotelito de un amigo, como tuve la imperiosa necesidad de ir al aseo bien entrada la noche, no pudiendo evitar ver si estaba amaneciendo, entreabrí un poco la ventana,para encontrarme, inesperadamente, a dos sujetos sobre el vecino tejado.

Así es que, sin pensármelo dos veces, intenté comunicar a mi amigo Manolo el que debería llamar a la policía ante el alevoso hecho de que dos impresentables intentaban robar, mientras él, cachazudo como siempre y, ahora además somnoliento, me espetó…
Luis, tienes que bajar más por tu pueblo, porque compruebo de que te has olvidado de que por aquí, los albañiles empiezan a retejar con las primeras luces del día, porque a las doce de la mañana no hay quién pueda vivir y menos, trabajar!.

Viene la anécdota al hilo de la realidad de mi tierra andaluza, (tan castigada durante casi cuarenta años por el socialismo de la mentira, los putiferios y la corrupción de los seiscientos millones desaparecidos, mediante toda aquella lambada de tan triste recuerdo), que por si no hubiera causado suficiente daño,habiendo perdido las elecciones autonómicas y municipales pasadas y, cuando apenas acabábamos de ver la toma de posesión de unos y de otros, (pronunciando el tópico y típico mantra de “hemos venido a ser el/la alcalde/sa de todas/os/es“),a continuación y con todo el resentimiento del mundo, nos obligan al sacrificio de tener que votar de nuevo el próximo 23/julio.

Sí, porque sabiendo como sabían lo que les iba a pasar, podían no haberse dejado engañar, una vez más por el famoso Judas del CIS, el extraño personaje al que aún pagan para que les diga lo que ellos solos quieren oir, su palmero, el bufón que como todos los bufones del medievo pone cara de decirles como aquellos decían…”mientras Vd. mi Rey se ría, será la mejor prueba de que yo podré seguir comiendo”.

Mientras ellos, sin creerse sus milongas, debían de haber tenido el sentido de Estado suficiente y la decencia de convocar todas las elecciones de vez.

De esa forma habrían rendido un gran servicio al país, ahorrándonos gastos tan superfluos como innecesarios, la dilatación tan cruel como innecesaria de su propia agonía y todos los sufrimientos e incomodidades que el día más vacacional y caluroso del año vendrá sin duda a ocasionarnos a todos.

Ellos, los gobernantes que una vez más vienen a tomarnos el pelo. Ayer, con sus mentirosos y traidores pactos. Dentro de unos días, convocando las elecciones sin tener la menor comprensión subyacente sobre la realidad de dicho día.

Día en que ni elegido por sus enemigos podrían autoinfligirse tanto daño como veremos. Los desustanciados, como dicen por este querido Aragón.

¿Acaso ni han pensado en que ese sempiterno 20% de indecisos, esos miles de posibles abstencionistas, pero también perjudicados posiblemente en ese día ,en mesas electorales, policías, carteros, agentes de seguridad, etc, etc. no van a vomitar todo su vómito en forma de papeleta contra los culpables del contradiós ? Muchos de entre ellos, los que tal vez no entienden ni de deuda pública ni de promesas incumplidas ,ni de que podrían robarle, mañana mismo, como acaba de pasarle a un servidor, y a dos de sus hijas en Madrid, o a un íntimo amigo en el mismo centro de allá,.

Porque agresiones así, tocantes a la propia vida, sólo pueden reforzar la reanimación hacía las urnas de las buenas y pasivas personas que pudieran pasar de todo, pero que acabarán por pensar, sin duda, de que ya está bien… y, contra el desdén, nada mejor que responder con la misma moneda, Tiempo al vengativo tiempo!

¿No les parece que convocatorias como la antedicha sólo puede entenderse viniendo de gentes sin alma o que hartos de estar mirándose su propio ombligo hayan podido olvidar lo que es la vida y la realidad fuera de su patético y miserable bucle político?

El Nobel Sándor Márai en “El último encuentro”, pone en boca de uno de sus personajes…”Tras oírle y verle tocar el piano, pensó…ese nunca será un soldado de verdad…porque es diferente”.

Pues eso, viendo lo que ha hecho Sánchez y todos los suyos(colaboradores necesarios), entiendo que no debe de querernos nada, Y, de sobra lo sabemos, donde no se encuentra amor es aconsejable siempre pasar de largo.

Así es que, leña al mono, que por esto y otras mil cosas se ha hecho merecedor a mandadlo lo más lejos posible…que ha hecho méritos más que suficientes para otorgarle una soledad prematura para siempre.

Muy lejos de todos nosotros, los orgullosos ciudadanos que aún creemos en el honor y en la palabra dada y que hemos tenido que aguantar todos sus carros y carretas tan llenos de mentiras como de traiciones en cuánto a posibles pactos de Gobierno y otros mil barbaridades consentidas a sus socios/as.

Así es que venga, ánimo y a por todas el día de las calores, el caló,la caló y las calorinas. ¿Qué sabrán ellos de como se estará en una posible escuela, salón o Ayto. sin aire acondicionado en el día de marras?

¿Sabe alguien si se ha fundado ya la ASOCIACIÓN DE DAMNIFICADOS POR EL 23/JULIO?

Luis Manuel Aranda
Médico Otorrino
De la Sociedad española de médicos escritores

Por Luis Manuel Aranda González

Luis Manuel Aranda. Médico Otorrino. De la Sociedad española de médicos escritores.

Deja una respuesta